Sustentabilidad

Tierra Atacama

Este año celebramos diez años de grandes aventuras donde Tierra Atacama es nuestro mejor ejemplo de cómo las iniciativas sustentables pueden evolucionar. Estamos a la vanguardia del movimiento de energía renovable en la esfera turística de América del Sur. Los resultados que hemos logrado no sólo protegen el medio ambiente, sino que también nos hacen lo más eficientes posible en la operación de nuestro hotel sustentable en Atacama.

En Atacama, el sol nos ofrece su energía natural y al ser el agua un recurso tan valorado, la reutilizamos para regar nuestros jardines que hemos plantado en terrenos recuperados. Estos jardines atraen abejas y aves nativas que nos ayudan a enriquecer los terrenos del hotel. Trabajamos con expertos locales en astronomía para enseñar a nuestros huéspedes sobre la tradición andina de las estrellas, descubrir ‘ayllus’ locales o pueblos en nuestras cabalgatas y visitar la ciudad de San Pedro de Atacama, para comprender mejor la vida de los atacameños.

A medida que anochece, los atardeceres transforman la vista del volcán Licancabur, un emblema sagrado para la comunidad local y al caer la noche, el cielo estrellado del desierto es uno de los más claros de la tierra, debido a la poca contaminación lumínica. Aquí, el silencio es tan potente que se trasforma en otro elemento de la energía del desierto.

 

Nuestra planta de energía solar

Tierra Atacama es el primer hotel en América del Sur en producir electricidad con energía solar, con un sistema híbrido que cumple con la demanda energética diaria del hotel. Con la ayuda de la empresa alemana KRAFTWERK, se instalaron 588 paneles fotovoltaicos y cinco inversores y un banco de baterías de litio de alta eficiencia: QINOUS. Gracias a un sistema de gestión de energía de alta tecnología que permite la comunicación entre los paneles fotovoltaicos y los generadores diésel, se extienden las horas de operación utilizando 100% energía solar. Con nuestra planta solar, evitamos quemar más de 110.000 litros de diésel por año, reduciendo la huella de carbono en 320-350 toneladas de CO₂ cada año.

Agua y agricultura

Cada día, el 100% del agua de Tierra Atacama se extrae de nuestro propio pozo para evitar el uso del agua destinada a la gente del pueblo. Luego, el agua es tratada por una planta de ósmosis inversa, lo que nos hace autoabastecernos de agua en el hotel. Además también  maximizamos este preciado recurso con nuestra planta de tratamiento en el hotel, lo que significa que reutilizamos las aguas grises para el riego, reviviendo la tierra cultivable. Esta tierra, que antes fue abandonada por más de 30 años, ahora se ha transformado en jardines rebosantes de especies nativas en más de seis exuberantes hectáreas.

Un antiguo corral

Antes de construir el hotel, llevamos a cabo un estudio arqueológico en el que descubrimos más de 400 piezas de material prehispánico, principalmente fragmentos de cerámica y los más destacados fueron donados al Museo Arqueológico Gustavo Le Paige, en San Pedro de Atacama. Además, como parte de nuestro proyecto arquitectónico, incorporamos un antiguo corral, cuyas paredes de adobe fueron construidas originalmente hace 150 años utilizando antiguas técnicas.

Educación dual

Somos parte del sistema de educación dual en Likan Antai, una escuela técnica donde Tierra Hotels ha contratado a más de 40 jóvenes como aprendices, bajo la guía de expertos en las áreas de turismo, electricidad y agricultura. También hemos contratado a graduados de esta escuela para que puedan continuar trabajando con nosotros y avanzar en sus carreras.

Tierra News