Tierra Chiloé

Saborea la magia de la Isla de Chiloé

Tierra Chiloé celebra la tradición e identidad de este destino en un ambiente ideal para relajarse y contemplar el encanto de esta mágica isla. ¡Ven a conocer la cultura viva de este archipiélago al sur de Chile!
Native Potatoes Chiloe Chile

La gente de Chiloé se ha adaptado a las condiciones locales del archipiélago durante miles de años, con prácticas agrícolas tradicionales que están todavía en uso.

Aún se utilizan carretas tiradas por ganado para transportar productos locales como el ajo chilote o ajo elefante, y las papas ¡de las que hay casi 300 variedades!

Seafood Chiloe Chile

Los pescadores venden directamente su pesca diaria en los mercados locales, trayendo robalo, pejerrey, trucha, ostras o mejillones frescos. 

En este programa, te invitamos a conocer la historia de estas tradiciones, contada por los mismos chilotes, mientras saboreas delicias locales.

Curanto Chiloe Chile

No solo disfrutarás el sabor de la cocina regional de Chiloé, sino que también comprenderás un estilo de vida único en la región.

Asegúrate de probar el curanto, una preparación con carne, papas y mariscos cocinado en el suelo sobre piedras calientes; o el milcao, un plato de papa y cerdo rallado, ¡entre muchas otras delicias gastronómicas! 

Si quieres complementar tu aventura en Chiloé, te recomendamos agendar una estadía complementaria en Puerto Varas. Reservando desde 4 noches All-Inclusive en Tierra Chiloé, incluiremos totalmente GRATIS:

Saborea la magia de la Isla de Chiloé - 4 noches en Tierra Chiloé

*Itinerario referencial – Actividades sujetas a disponibilidad y condiciones climáticas.

Día 1: Clase de coctelería, Marea Baja y Curanto

Nuestro Bartender te recibirá con una clase de coctelería típica. Prueba nuestros licores locales elaborados con berries endémicos como murta o calafate, y descubre el singular voldka Sirena, que se fabrica de manera artesanal a partir de papas nativas chilotas. Conoce nuestros ingredientes locales y prueba algunas de las creaciones de nuestro barman: Nalca Sour y el icónico Ulmo Sour, que combina pisco y miel de ulmo.

Después de almorzar en el hotel, participaremos en una actividad que nos llevará a vivenciar y conectarnos con la vida de mar; una costumbre que se mantiene vigente hasta el día de hoy y que es fundamental en la familia chilota. Esperaremos a que baje la marea y caminaremos hacia la playa que baña nuestro hotel. Allí podremos tener la experiencia de recolectar varios tipos de mariscos, en especial choritos. Llevaremos nuestra “cosecha” a la cocina para disfrutar una delicia recién sacada del mar.

Junto a los últimos rayos de sol del día, nuestra chef comenzará a preparar la especialidad de la zona: el tradicional curanto. Esta festiva preparación, que a menudo es acompañada por algún músico que toca el acordeón, debe realizarse en un hoyo, en contacto con la madre tierra. Se cocina lentamente con piedras calientes, sobre las que se disponen todos los ingredientes: choritos, carnes, papas nativas y longanizas. También se agregan los infaltables chapaleles y milcaos, finalizando con hojas de nalcas, que permitirán la cocción al vapor de todos los ingredientes. Disfruta de este ritual junto a los pescadores y agricultores locales.

Día 2: Isla de Quinchao: el verdadero corazón del Chiloé tradicional e indígena

Nos embarcaremos en el ferry para llegar a la Isla de Quinchao un tranquilo poblado que una vez al año se transforma para recibir a cientos de turistas en una de las fiestas religiosas más importantes del archipiélago.

Tomaremos rumbo hacia Achao, capital de esta isla y caminaremos por su bahía hasta llegar a la iglesia. Dependiendo de la temporada conoceremos el trabajo de los artesanos locales.

Luego nos trasladaremos hasta Curaco de Vélez, con sus casas de más de 100 años que aún lucen sus tejuelas de colores. Aquí podremos probar una de las delicias locales: ostras frescas de la zona, conocidas por su sabor suave y mineral.

Visitaremos el campo orgánico de Sandra, una mujer Williche que utiliza prácticas ancestrales de agricultura. Almorzaremos en su casa y conoceremos más de las técnicas de cultivo que utiliza para dar vida a los famosos cultivos de papas nativas y ajos gigantes.

En la tarde viajaremos por tierra hasta la localidad de Dalcahue, en donde cada semana llegan artesanos que viajan desde islas más lejanas para ofrecer sus tejidos, cesterías o maderas talladas en un mercado artesanal de tradición centenaria. Aquí probaremos las famosas empanadas de mariscos, una sabrosa preparación que conquista a viajeros y chilotes.

A nuestro regreso al hotel, disfrutaremos una cata de vinos chilenos, acompañados de un aperitivo elaborado con productos locales.

Día 3: Descubriendo el patrimonio de Castro y los cultivos ancestrales de nuestro huerto

Es toda una aventura descubrir la esencia de Chiloé. Sus tradicionales palafitos, iglesias y los auténticos mercados artesanales de Castro, nos cuentan la historia e influencias culturales de la zona. Comenzamos con una visita al colorido y vibrante mercado Yumbel, lleno de productos locales, pescado recién sacado y tejidos rústicos, un lugar para lugareños y visitantes. Aquí compraremos ingredientes que serán parte de nuestro almuerzo de ese día en el hotel.

Después de disfrutar de una deliciosa comida, recorreremos nuestro patio trasero para recolectar vegetales orgánicos que crecen en nuestro huerto y en nuestro invernadero. En Tierra Chiloé, hemos cultivado dos hectáreas con 18 tipos de productos diferentes, entre los que se encuentran hierbas, frutas y verduras; nueve de los cuales son cultivos nativos de la región, como avellana, nalca y rosa mosqueta. También cultivamos papas y los típicos ajos chilotes.

Con nuestros ingredientes recién cosechados, volveremos al hotel para un taller de cocina local, donde aprenderemos un poco más acerca de la historia y el patrimonio cultural de los productos que hemos recolectado.

Día 4: Mechuque: la isla de los palafitos

Las islas e islotes más pequeños de Chiloé son un tesoro oculto de vida silvestre, patrimonio cultural con paisajes que esperan ser descubiertos. Nuestra excursión comienza con un breve recorrido por Tenaún, un pintoresco pueblo portuario con pocos habitantes, con una imponente iglesia en el centro.

A bordo de nuestra embarcación, la Williche, haremos un viaje de 45 minutos donde el viento nos llevará al archipiélago de Chauques, un laberinto de canales conectados con la tierra. Nuestra primera parada es el pueblo de Mechuque.

Por la tarde, podemos elegir entre navegar en kayak por los serenos canales de Chauques o caminar hasta el mirador de Mechuque, el lugar perfecto para disfrutar de las vistas panorámicas de este pintoresco enjambre de islas. Acompañaremos nuestro viaje de vuelta con otras frescas locales.

A nuestro regreso al hotel, iremos a caballo o en vehículo hacia el pueblo de San José, donde seremos parte del ritual de la Chochoca. Esta tradicional preparación es patrimonio cultural del archipiélago de Chiloé y consiste en una masa hecha de papas nativas, harina y grasa de cerdo que se asa al fuego, adherida a un gran asador en forma de uslero.

Día 5: Tiempo libre y traslado al aeropuerto

Antes de partir al aeropuerto, ¿por qué no pasar tus últimos momentos en Tierra Chiloé disfrutando de una caminata autoguiada o tomar las últimas fotografías en la península?

Si quieres explorar más esta región, te recomendamos elegir una noche complementaria en Puerto Varas.

SUSCRÍBETE A NUESTROS NEWSLETTER Y RECIBE NUESTRAS OFERTAS Y PROMOCIONES CADA MES